sábado, 27 de octubre de 2018

¿Drogas legales pueden dañar tu cerebro?

No perturbes la bioquímica de tu organismo.


“Mucho café para pasar la noche”, “Algo bien dulce, que me lo merezco”, “Un acetaminofén para ese dolor”, “Una tableta de ácido acetilsalicílico para tu malestar”, “Una cerveza para esta sed”, “Un cigarrillo para estos nervios”, “Un shot para tu tristeza”, “Mucho licor para que cada uno se sirva a su gusto”, “Sólo una aspirada para afrontar esto”, pueden ser formas de “automedicación” que induzcan la adicción. 

De hecho, hay una relación entre la depresión y la drogadicción. 

¿Qué consumes para superar tus dificultades?, ¿Qué consumes para sentirte más feliz?, ¿Cuáles son los efectos y perjuicios de lo que consumes? 


Muchos de los principios activos de lo que consumimos, incluyendo alimentos, bebidas, medicamentos y drogas estimulantes, son sustancias que modifican la bioquímica de nuestro cuerpo y, en particular, de nuestro cerebro. 


Digamos que nos movemos y sentimos gracias a las sustancias bioquímicas que consumimos y circulan por nuestro cuerpo. Hay una relación entre la bioquímica neurológica, la transmisión de impulsos eléctricos, la percepción de sensaciones y el movimiento voluntario. 

Todas nuestras células y, en particular, el cerebro, ese órgano maravilloso, utilizan los cambios en la densidad o concentración de sustancias químicas para producir corrientes eléctricas, lo que se llama “potenciales de acción”. 


Ahora bien, la glucosa, la cafeína, la nicotina, el alcohol, los medicamentos, los opiáceos, las anfetaminas y toda clase de drogas estimulantes, son consumidos por diferentes razones: aliviar el dolor, superar un duelo, combatir una infección, controlar una enfermedad o buscar la felicidad. 

Pero hay que tener en cuenta que algunos de los principios activos de las drogas legales e ilegales tienen efectos en los procesos químicos normales del cerebro, además de que pueden causar dependencia y adicción. 


Cuando tú consumes, sin prescripción médica, sustancias que pueden modificar la bioquímica de tu sistema nervioso, estás asumiendo un riesgo que puede ser muy grave e, incluso, letal: 

Aceptas perturbar tu sistema nervioso (excitación, ebriedad, descontrol, confusión, alucinación, etc.), asumes el riesgo de tener un accidente incapacitante, corres el riesgo de adquirir una enfermedad, puedes llegar a la adición o la muerte, perjudicando tu proyecto de vida. 


Antes de automedicarte, de consumir drogas legales o transitar por el consumo ilegal, piensa que podrías perturbar la sabiduría de tu organismo y de tu sistema nervioso, con todos los riesgos que esto conlleva. 

¿Para qué "meter" lo que te puede dañar?

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog

1 comentario:

  1. Yo que considero tener autoridad para esto, les digo, este es un muy buen artículo que nos dice, advierte y alienta del cuidado y preservación de nuestro equilibrio mental, emocional, espiritual y físico.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy valiosos. Gracias.