jueves, 29 de marzo de 2018

Hazte la vida más fácil

Dos leyes naturales que hay en tu vida. 


Tu “Decisión básica” tiene que ver con diez bienes que puedes compartir cualquier día; cuando lo haces, construyes lo que eres y lo que llega a tu vida. 


“Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”, es una frase que se le atribuye a José Martí. Así como nosotros somos hijos de quienes nos concibieron, comemos lo que otros sembraron, aprendemos con lo que otros escribieron, todos dejamos un legado. 


Pero, ¿Qué pasa si no quieres plantar un árbol, tener un hijo o escribir un libro? 

Nada, porque tú tienes derecho a vivir tu vida como tú quieras. “Ama y haz lo que quieras” dijo el sabio. 


¿Cuáles son tus valores?, ¿Qué compartes con los demás?, ¿Qué haces para atraer bienestar a tu vida? 

Hay dos leyes naturales en este precioso arte del buen vivir: 
  • Recibimos algo de lo que sembramos 
  • Algunas cosas del presente son consecuencia del pasado 


Por eso, “Ama y haz lo que quieras” es un maravilloso extracto de sabiduría: la felicidad de amar, atrae y construye la felicidad de ser amado. 


¿Cómo podemos vivir mejor? 


Asumiendo cada día la “Decisión básica”, esto es, la decisión de dar lo mejor de nosotros mismos y dar lo que queremos tener; es como sembrar para poder cosechar. Nada que cualquiera no pueda hacer. 

Te invito a explorar diez bienes que tú puedes dar para recibir, sembrar para cosechar: 

Protección 

Así como te cuidaron cuando eras bebé, cuida del desvalido; tal vez un día alguien cuide de ti cuando no puedas valerte por ti mismo. 

Amor 

Ama con generosidad y sin esperar nada a cambio; es el requisito para ser amado. 


Sexo 

El interés sincero en hacer feliz a tu pareja, te regalará los mejores momentos. 

Amistad 

Los amigos son los hermanos que elegimos y esto es un asunto de dos. 

Conciencia 

Hay una perspectiva única que tú tienes y puedes compartir. Tu conciencia contribuye a la verdad colectiva. 


Sabiduría 

Tu experiencia de vida puede transformar la vida de otros; al compartirla, ellos también te transformarán. 

Perdón 

Cuando eres indulgente, ganas tú y el otro; no te ates a un pasado que no vale la pena. 

Conocimiento 

“El conocimiento es el único bien que crece cuanto más se comparte”; verás que se diluyen las fronteras entre quién enseña y quién aprende. 


Ayuda mutua 

Vivimos en la era de la colaboración que está transformando los negocios y promete cambiar el mundo. Comienza en casa. 

Cultura 

Tu actitud de respeto a la manera como los otros se manifiestan, es el pasaporte para que tú también seas respetado. 

Son diez bienes que puedes compartir cada día, cuando quieras. El mundo necesita mucho de eso y cuando tú lo das, lo recibes en abundancia. 

Recuerda, hay causalidad en nuestras vidas; por eso tu “Decisión básica” determinará, en alguna medida, lo que seas y lo que llegue a tu vida. 

No te compliques; haz que tu vida, y la de otros, sea más sencilla.

Comparte esta publicación... Es muy fácil

2 comentarios:

  1. usaste la palabra Abundancia, y que curioso recordé que en la Biblia hay una frase que dice que Dios quiere que tengas vida y la tengas en abundancia; así como la riqueza material es función de la codicia en forma directamente proporcional, la abundancia lo es pero de forma inversamente proporcional, o sea a menor codicia mayor abundancia, no necesitamos mucho para nuestras necesidades básicas, y nos sobrará tiempo para las cosas realmente valiosas, no cree?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albino: qué bello eso que dices: abundancia como inversamente proporcional a la codicia! Dicho de otra forma: el codicioso nunca está contento y siempre ve el vaso vacío o medio vacío; en cambio, el agradecido siempre ve abundancia, el vaso medio lleno y un universo suficiente.

      Eliminar

Tus comentarios son muy valiosos. Gracias.