sábado, 31 de marzo de 2018

¿Cómo puedes abrir puertas?

Tus sentidos son la llave para descubrir un mundo maravilloso. 


Una metáfora para mostrarte que más allá de tu cerebro hay un mundo maravilloso por descubrir. 


¿Viste “Alicia en el País de las Maravillas”? En una de las escenas, yendo tras el conejo, tiene que pasar por una puerta. Es la entrada al “País de las maravillas”. 


¿Cuándo te abres fácilmente a los demás?, ¿Qué cosas hacen que te encierres?, ¿Cuáles puertas mantienes abiertas? 

Llamamos Puerta a un hueco en una pared o una reja; también, a una armazón de madera o metal que abre o cierra ese hueco. 


La Puerta es una metáfora poderosa en nuestra vida
  • Nos permite salir de nosotros mismos y entrar a un mundo maravilloso. 
  • La podemos abrir y la podemos cerrar. 
  • La tenemos que empujar a veces y otras, la debemos halar. 
  • Nos puede encerrar o nos puede comunicar. 

Supongamos que estás dentro de una habitación; para experimentar ese mundo maravilloso que existe, abres la Puerta. Al hacerlo, disfrutas el aire fresco de la mañana, la luz y los colores que alegran el paisaje, el aroma de las flores y del bosque, el gusto de las frutas y los vegetales de la huerta, el canto de las aves y el sonido de la cascada, la suavidad del césped… Todo un mundo maravilloso. 


Ahora bien, tu cerebro es un órgano poderoso, pero está encerrado dentro del cráneo. Los sentidos son la única Puerta de comunicación de tu cerebro con el mundo exterior. 


Sólo a través de tus sentidos puedes: 
  • Descubrir y comprender lo maravilloso en cada ser humano 
  • Conocer otros ambientes, paisajes o culturas diferentes
  • Aprender e inventar nuevas realidades
  • Hacer un plan realista para perseguir tus sueños 

Recuerda: hay muchas Puertas en tu vida. Tú tienes la llave maestra para muchas de ellas. En ocasiones, como Alicia, tienes que empequeñecer para poderlas atravesar. 

Y como alguna vez dijo Rabindranath Tagore:

“Si cierras la puerta a todos los errores, también la verdad quedará afuera”. 

Abre la puerta y comparte esta publicación para que otro pueda entrar

jueves, 29 de marzo de 2018

Hazte la vida más fácil

Dos leyes naturales que hay en tu vida. 


Tu “Decisión básica” tiene que ver con diez bienes que puedes compartir cualquier día; cuando lo haces, construyes lo que eres y lo que llega a tu vida. 


“Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”, es una frase que se le atribuye a José Martí. Así como nosotros somos hijos de quienes nos concibieron, comemos lo que otros sembraron, aprendemos con lo que otros escribieron, todos dejamos un legado. 


Pero, ¿Qué pasa si no quieres plantar un árbol, tener un hijo o escribir un libro? 

Nada, porque tú tienes derecho a vivir tu vida como tú quieras. “Ama y haz lo que quieras” dijo el sabio. 


¿Cuáles son tus valores?, ¿Qué compartes con los demás?, ¿Qué haces para atraer bienestar a tu vida? 

Hay dos leyes naturales en este precioso arte del buen vivir: 
  • Recibimos algo de lo que sembramos 
  • Algunas cosas del presente son consecuencia del pasado 


Por eso, “Ama y haz lo que quieras” es un maravilloso extracto de sabiduría: la felicidad de amar, atrae y construye la felicidad de ser amado. 


¿Cómo podemos vivir mejor? 


Asumiendo cada día la “Decisión básica”, esto es, la decisión de dar lo mejor de nosotros mismos y dar lo que queremos tener; es como sembrar para poder cosechar. Nada que cualquiera no pueda hacer. 

Te invito a explorar diez bienes que tú puedes dar para recibir, sembrar para cosechar: 

Protección 

Así como te cuidaron cuando eras bebé, cuida del desvalido; tal vez un día alguien cuide de ti cuando no puedas valerte por ti mismo. 

Amor 

Ama con generosidad y sin esperar nada a cambio; es el requisito para ser amado. 


Sexo 

El interés sincero en hacer feliz a tu pareja, te regalará los mejores momentos. 

Amistad 

Los amigos son los hermanos que elegimos y esto es un asunto de dos. 

Conciencia 

Hay una perspectiva única que tú tienes y puedes compartir. Tu conciencia contribuye a la verdad colectiva. 


Sabiduría 

Tu experiencia de vida puede transformar la vida de otros; al compartirla, ellos también te transformarán. 

Perdón 

Cuando eres indulgente, ganas tú y el otro; no te ates a un pasado que no vale la pena. 

Conocimiento 

“El conocimiento es el único bien que crece cuanto más se comparte”; verás que se diluyen las fronteras entre quién enseña y quién aprende. 


Ayuda mutua 

Vivimos en la era de la colaboración que está transformando los negocios y promete cambiar el mundo. Comienza en casa. 

Cultura 

Tu actitud de respeto a la manera como los otros se manifiestan, es el pasaporte para que tú también seas respetado. 

Son diez bienes que puedes compartir cada día, cuando quieras. El mundo necesita mucho de eso y cuando tú lo das, lo recibes en abundancia. 

Recuerda, hay causalidad en nuestras vidas; por eso tu “Decisión básica” determinará, en alguna medida, lo que seas y lo que llegue a tu vida. 

No te compliques; haz que tu vida, y la de otros, sea más sencilla.

Comparte esta publicación... Es muy fácil

martes, 27 de marzo de 2018

El asombroso arte de saber recibir

El universo, la naturaleza y la humanidad son generosos contigo. 


Saber recibir es una habilidad clave para sobrevivir, convivir y vivir bien. 


“Hay que recibir como si nunca hubiésemos dado”. ¡Maravillosa píldora de sabiduría! Recibir con gratuidad, sin medir ni comparar, para apreciar verdaderamente el valor de lo que recibimos. 

¿Cuáles son tus dones y talentos?, ¿Qué es lo mejor que has recibido de tus padres?, ¿Qué haces con lo que recibes? 

Los seres humanos somos sistemas abiertos, es decir, siempre estamos intercambiando energía con el medio ambiente para poder vivir. 

En nuestras relaciones con los demás, aún sin darnos cuenta, recibimos lo que necesitamos para poder vivir bien. 


Frases como “Dar es mejor que recibir” y “Lo que recibes hoy es lo que diste ayer”, son bonitas y tienen un profundo contenido, pero no aplican a todas las circunstancias. 

En realidad somos afortunados porque recibimos mucho más que lo que damos; el universo, la naturaleza y la humanidad, son inmensamente generosos. 


Piensa en la belleza de los atardeceres, la inmensa biodiversidad y el legado cultural de sabios y artistas. Definitivamente, hoy recibimos mucho más que lo que damos. 


Si bien el dar es una valiosa recomendación para construir felicidad, en el Recibir está el secreto para sobrevivir y crecer como seres vivos. 

Te propongo diez maneras de practicar el arte de Recibir que no te generan cobros ni facturas: 

Respira 

Recuerda respirar conscientemente al levantarte y en el transcurso del día; aprovecha la energía tranquilizante y sanadora de tu respiración. 

Alimenta 

Consume alimentos naturales, balanceados y nutritivos; ten en cuenta los suplementos nutricionales que liberan tu energía.



Hidrata 

Agua fresca durante el día, aproximadamente dos litros, mejoran el funcionamiento de tu organismo y tu mente. Cuida tu piel, seas hombre o mujer. 

Observa 

Capta con tus cinco sentidos y, especialmente, con tu vista, lo que sucede en tu presente; descubrirás muy pronto la liberación de no cargar con tu pasado o no agobiarte con un futuro siempre incierto. 

Saborea 

Disfruta los sabores de los alimentos y bebidas; gózate las mezclas de los cinco sabores básicos, incluido el umami. 

Huele 

Alégrate con los aromas de las flores, las frutas, la naturaleza, la comida, el buen vino, el pan caliente y los seres que amas. 


Escucha 

Oye con atención, no sólo las palabras sino el significado y la intención de quien te habla. Escucha los trinos de las aves, el suave murmullo de la brisa, el arrullo de la lluvia. 

Acepta 

Admite lo que llega a tu vida; abre las puertas de tu corazón al otro, aún más si es distinto a ti, y recíbelo siempre con una sonrisa. 

Aprende 

De lo que vives o experimentas, de tus aciertos y errores, siempre puedes extraer sencillos y valiosos aprendizajes de vida. Nunca pares de aprender. 


Agradece 

En lo profundo de tu corazón y, siempre que lo puedas hacer, con tus palabras, da gracias por todo lo que recibes a diario, por lo que tienes, por lo que haces y por lo que eres. Levántate dando gracias a la vida y acuéstate, dando gracias por lo vivido. 

Vive el milagro del Recibir 

Cuéntame ¿Cuáles otras maneras de Recibir te ayudan a crecer y vivir bien? 

Haz clic en Compartir lo recibido con esta publicación 

sábado, 24 de marzo de 2018

¿Cuál es el camino más corto hacia la felicidad?

Diez maneras de dar lo mejor de nosotros. 


Hay una relación muy estrecha entre el Dar y la Felicidad. 


Un proverbio chino dice: “Si quieres ser feliz durante una hora, toma una siesta. Si quieres ser feliz por un día, ve a pescar. Si quieres ser feliz durante un año, hereda una fortuna. Si quieres ser feliz para toda la vida, ayuda a otras personas.” 

¿Qué tienes para dar?, ¿Qué es lo más valioso que das a otros?, ¿Qué sientes cuando das con generosidad? 

Los seres humanos intercambiamos constantemente materia, energía e información con el ambiente para poder vivir. Por ejemplo, necesitamos intercambiar alimentos, calor y conocimientos, porque son nuestra fuente de energía física y mental. 


Cuando se trata de vivir, lo que se intercambia es esencial, es decir, es algo valioso que necesitamos intercambiar porque no lo tenemos y lo necesitamos para nuestra vida. 

Cualquier intercambio siempre tiene dos participantes: el que da y el que recibe. 

La ciencia ha encontrado que hay una relación muy estrecha entre el Dar y la Felicidad. 


Estas son diez maneras de Dar que no cuestan: 

Sonríe 
La sonrisa es el camino más corto entre dos personas. 

Saluda 
Es la llave mágica para abrir el corazón. 

Despídete 
Crea un lazo invisible para estar cerca en la distancia. 

Atiende 
Mira a la cara, escucha y concéntrate en el otro. 
“Pon atención: un corazón solitario no es un corazón.” 

Apoya 
Extiende tu mano, ayuda al otro a levantarse, a sentarse, a caminar, comparte tu fuerza. 

Aconseja 
Brinda información valiosa y tu experiencia de vida para las decisiones. 

Ama 
La mayor fuerza universal es el amor. 

Abraza 
“Abrazar es acariciar el alma de la otra persona y proporcionarle un refugio entre nuestros brazos”. 

Acaricia 
Puedes acariciar con palabras amables y con tus manos.

Sirve 
“Los hombres son ricos sólo en medida de lo que dan. El que da un gran servicio recibe una gran recompensa.” 

Vive la magia del Dar 

¿Cuáles otras maneras de Dar te ayudan a ser feliz? 

Da un clic en Compartir para dar esta publicación a otros

jueves, 22 de marzo de 2018

Definir tu identidad

Es una trampa que podría no gustarte. 


Hay cinco aspectos que liberan y ayudan a construir la identidad en niños, jóvenes y adultos. 


“Dime con quién andas y te diré quién eres”, es un refrán usado en algunos países para aconsejar a los niños y jóvenes respecto de la importancia de saber escoger sus amistades. 

Hay algo de sabiduría en esa frase, pero lo que promete es infundado: nadie puede decirte quién eres y, mucho menos, con base en otra persona con quien andas. 


¿Quién fuiste hace años?, ¿Quién eres?, ¿Quién quieres ser? 

Decir quién eres equivale a definir tu identidad. 

Si tienes el deseo de conocerte y responder a la pregunta de quién eres en este momento de tu vida, te invito a pensar en cinco aspectos que ayudan a construir la identidad: 

Palabras: lo que has escuchado sobre ti, dicho por tus padres, profesores, compañeros y otras personas que te aman; también lo que dices de ti mismo. 

Relaciones: los lazos que cultivas, así como las personas que te resultan ejemplares o influyen sobre ti. 

Decisiones: tus valores, preferencias y gustos; también las opciones que tomas para ti de la vida. 

Acciones: lo que haces, lo que te atreves a hacer y los resultados de tus acciones. 

Pensamientos: tus pensamientos sobre las palabras de los otros y las experiencias que vives. 


Como tu identidad no puede reducirse a definiciones, te invito mejor a construir tu identidad, en términos del sello personal o la huella que quieres dejar, cada día de tu vida. 

Si tienes hijos o alumnos, ayúdales a construir su identidad.


Construir identidad es elegir personalmente las palabras, relaciones, decisiones, acciones y pensamientos, que tienen cabida en tu vida.

Construir identidad es un proyecto de toda una vida, puede darte alas y llevarte a paisajes grandiosos. 

La identidad no es un traje prestado que tú te pones con palabras, relaciones, decisiones, acciones y pensamientos de otros.


Tampoco caigas en la trampa de intentar definir tu identidad: podrías quedar atrapado en aquello que digas de ti y podría ser que no te guste la situación. 

Construir cada día no es lo mismo que definir. 
¡Definir es morir!


Haz clic en Compartir para que esta publicación llegue a otros. Te lo agradezco mucho.

martes, 20 de marzo de 2018

El maravilloso encuentro con el Otro

Competir o colaborar. 


¿Cómo tratas a los demás? Competidores o colaboradores... Es tu decisión. 


Cuando los niños pequeños responden al amor de sus padres o ayudan a otros niños, nos llenamos de ternura. 

En condiciones favorables, los niños desde muy pequeños descubren la riqueza del otro y actúan con ternura, solidaridad y felicidad, ante familiares y desconocidos. 

colaboración, competencia, otro, alteridad, factores protectores, compañía, amistad, proyecto de vida, relaciones

¿Cuáles son las personas más cercanas a ti?, ¿Cómo es tu actitud con personas desconocidas?, ¿Con quiénes llevas a cabo proyectos importantes en tu vida? 

Para los más pequeños, el adulto representa un protector, es decir, una persona que lo cuida, lo ayuda, lo alimenta, lo sostiene y lo guía en los aprendizajes de la vida. 

colaboración, competencia, otro, alteridad, factores protectores, compañía, amistad, proyecto de vida, relaciones

A medida que crecen, los niños van descubriendo que los otros, generalmente otros niños o niñas, también pueden ser compañía en sus actividades diarias, en sus juegos y en sus frustraciones. 

colaboración, competencia, otro, alteridad, factores protectores, compañía, amistad, proyecto de vida, relaciones

Muy pronto, entonces, se consolida el doble significado que el Otro tiene: puede ser protector y compañía

No obstante, a veces, los niños y los adultos descubrimos que el Otro también puede ser una amenaza. Aunque somos seres sociales, no siempre tenemos relaciones positivas con los otros. 

¡Tantos niños y tantos adultos que han sufrido acoso, abuso y sometimiento de parte de figuras que deberían ser protectoras! 

¡Tantos desencuentros y rupturas con las personas más cercanas! 

Podría decirse que nuestra percepción de los demás tiene dos extremos; podemos percibir al otro como un protector o como un opresor, como un compañero o como un desconocido

colaboración, competencia, otro, alteridad, factores protectores, compañía, amistad, proyecto de vida, relaciones

Sin embargo, yo te invito a que te preguntes cuál es la relación que vas a construir con los Otros; es decir, cómo vas a tratar a las personas que te rodean o que pueden llegar a tu vida. 

Tienes dos opciones: tratar a los otros como competidores o colaboradores

Cuando escoges relacionarte con los Otros bajo la premisa de que son competidores, asumes que siempre habrá una distancia entre “Ellos” y tu “Yo”. 

colaboración, competencia, otro, alteridad, factores protectores, compañía, amistad, proyecto de vida, relaciones

Cuando eliges tratar a los Otros como colaboradores, predominará el “Nosotros” por encima del “Yo y Ellos”. 

colaboración, competencia, otro, alteridad, factores protectores, compañía, amistad, proyecto de vida, relaciones

Tu decisión marcará significativamente tu proyecto de vida y las enseñanzas que le brindes a los tuyos. 

En todo caso, salir de ti hacia el Otro, es la única posibilidad que tienes para ir más allá de tus límites, ser reconocido y trascender. 

colaboración, competencia, otro, alteridad, factores protectores, compañía, amistad, proyecto de vida, relaciones

Haz clic en Compartir para que esta publicación llegue a otros

sábado, 17 de marzo de 2018

Tú eres diferente

Individualidad y libertad en tu proyecto. 


Hacer valer tu individualidad es un derecho y cultivarla, es una tarea de todos los días. 


Internet está inundado de métodos para conocer tu personalidad: el largo de los dedos, la forma como duermes, la fecha de nacimiento, los colores preferidos, las cosas que odias, la forma de tu letra, factores de personalidad, etc. Ten en cuenta que la mayoría son sólo juegos, más o menos divertidos, y pocos son instrumentos con respaldo científico. 

¿Cuáles son tus características más importantes?, ¿Cómo cultivas tus cualidades?, ¿Cuáles son tus valores y tu estilo personal? 

Personalidad


Tu personalidad es el conjunto de características individuales que te diferencian de los demás. Así como los seres humanos tenemos cualidades que nos diferencias de otras especies de animales, tú eres diferente y único(a): no eres igual a tus familiares, amigos o conocidos. 

personalidad, Diferencias individuales, proyecto de vida, libertad, derecho, formación, educación

Se ha dicho que la personalidad es lo que nos hace diferentes de los demás e iguales a nosotros mismos, a lo largo de la vida. Como quien dice “Genio y figura hasta la sepultura”. 

Individualidad y libertad

Hablar de personalidad es hablar de individualidad: lo que te hace singular y te distingue del resto de los seres humanos. Tu individualidad es el núcleo de tu libertad para ser como eres, hacer lo que quieres y tener lo que te propones. 

personalidad, Diferencias individuales, proyecto de vida, libertad, derecho, formación, educación

Hay dos cosas muy importantes relacionadas con la individualidad: 

Es un derecho en tu vida: cuando tienes un estilo personal y sigues tus propios valores, haces valer tu individualidad como derecho a la libertad. 

Es una tarea con niños y jóvenes: cuando respetas su individualidad y autonomía, estimulas sus relaciones de amistad y cooperación, promueves sus competencias y reconocimiento social, fortaleces una personalidad sana en ellos. 

personalidad, Diferencias individuales, proyecto de vida, libertad, derecho, formación, educación

Ahora bien, independientemente de la edad que tengas, ejercer tu individualidad es un reto en tu vida cotidiana: adopta tu propio estilo, vive tus valores, actúa con autonomía, elige tu modo de relacionarte y cultivar tus habilidades. 

Tu individualidad es un derecho, una tarea y un reto cada día. 


Haz clic en Compartir para que esta publicación llegue a otros

personalidad, Diferencias individuales, proyecto de vida, libertad, derecho, formación, educación

jueves, 15 de marzo de 2018

Viajar en el tiempo SÍ es posible

Proyecta tu enorme potencial. 


Tú puedes imaginar tiempos mejores, renovar tu modo de vivir o cambiar tu entorno. 


“Su apabullante intelecto, su intuición, su fuerza y su sentido del humor, combinados con una destructiva enfermedad, convirtieron a Hawking en símbolo de las infinitas posibilidades de la mente humana, y de su insaciable curiosidad” (El País). 

¿Cómo pudo vivir 76 años, cuando a los 22 le pronosticaron sólo 2 años de vida por su Esclerosis Lateral Amiotrófica? 

Stephen Haweking, proyecto común, proyecto de vida, proyectos personales, proyecto vocacional, visión, sueños, objetivos, vida

Haciendo lo que sabía hacer: viajando por el tiempo, desde el Big Bang hasta el fin del mundo; por los confines del espacio, hasta el más lejano de los agujeros negros; fuera de sí, conectándose con el público que lo admira. 

Esa actitud que le permitió sobreponerse al deterioro progresivo de sus fuerzas físicas y de su capacidad para moverse, tiene un nombre concreto. Proyectar: ir más allá de los límites físicos, psicológicos y culturales. 

proyecto común, proyecto de vida, proyectos personales, proyecto vocacional, visión, sueños, objetivos, Stephen Hawking, agujero negro, fin del mundo, muerte, vida,

¿Cuáles son tus limitaciones?, ¿Cómo te sobrepones a las dificultades?, ¿Cómo cuidas tu vida? 

Tú puedes cultivar la actitud de Proyectar tu vida, con tu imaginación: 

Cambia el tiempo: imagina qué quieres hacer en el futuro 

Cambia el modo: imagina cómo quieres que tu vida sea diferente 

Cambia el lugar: imagina en dónde quieres estar o hasta dónde puedes llegar 

proyecto común, proyecto de vida, proyectos personales, proyecto vocacional, visión, sueños, objetivos, Stephen Hawking, agujero negro, fin del mundo, muerte, vida,

Cuando te proyectas, tú imaginas cambios importantes en tu vida con nuevas posibilidades. Esto es tremendamente positivo porque equivale a nacer de nuevo, tantas veces como quieras, para reescribir tu historia y para vivir la vida como quieres. 

Tu visión de futuro, o tus múltiples ensayos de plantearte un futuro mejor para ti y para tu familia, generan una “tensión creativa” porque te plantea retos y oportunidades de aprendizaje. 

Ponerte en modo distinto, te libera de las limitaciones impuestas por tu herencia genética, la cultura en la que has crecido y la identidad que has creído ser. 

proyecto común, proyecto de vida, proyectos personales, proyecto vocacional, visión, sueños, objetivos, Stephen Hawking, agujero negro, fin del mundo, muerte, vida,

Tu exploración mental de otros lugares, te ayuda a salir de ti mismo, cuestionar tus tradiciones y costumbres, abrirte a otras personas y encontrar nuevos motivos para vivir más o mejor. 

En todo caso, imaginar tiempos mejores, renovar tu modo de vivir o cambiar tu entorno, con una actitud positiva y optimista, te lleva a colaborar con otros y a servir a quienes te necesitan. 

Proyectar es sacar lo mejor de ti y crecer. 

Esto también podría decirse de ti: 

“Tu apabullante intelecto, tu intuición, tu fuerza y tu sentido del humor, te convirtieron en símbolo de las infinitas posibilidades de la mente humana”. 

proyecto común, proyecto de vida, proyectos personales, proyecto vocacional, visión, sueños, objetivos, Stephen Hawking, agujero negro, fin del mundo, muerte, vida,

Comparte esta publicación o publica un comentario