sábado, 6 de enero de 2018

¿Te respetas de verdad?

Tres criterios que revelan qué tanto te respetas.


El respeto es uno de los valores fundamentales para la vida en sociedad y para la transformación de nuestra sociedad. ¿Respetas tu proyecto de vida?


¿Cuál es tu definición de respeto?, ¿Qué evitas hacer porque lo consideras irrespetuoso?, ¿Cómo actúan las personas respetuosas que conoces?

respeto, valores, valor, acciones, proyecto de vida, valores, reconocimiento, límites, dignidad, diferencias, cultura

“¡Usted me respeta a mí!” es, tal vez, la frase que mejor revela la distancia entre las generaciones: se la escuché muchas veces a mi mamá, reclamándonos respeto a cualquiera de los cinco hermanos, y me he sorprendido varias veces diciéndola a alguno de mis hijos.

Lo que para los hijos puede ser un ejercicio de libertad, para los padres puede ser una muestra de irrespeto hacia ellos o hacia sus valores.

Afortunadamente, hoy somos muy conscientes de la importancia de respetar la naturaleza y las diferencias culturales.
respeto, valores, valor, acciones, proyecto de vida, valores, reconocimiento, límites, dignidad, diferencias

No obstante, parece ser que nuestro respeto hacia esas nociones generales no se traduce, igualmente, en respeto hacia las demás personas ni respeto hacia nosotros mismos.

De poco sirve un respeto, relativamente abstracto, a la naturaleza y las diferencias culturales, si no hay respeto por la persona de al lado o por ti mismo.

respeto, valores, valor, acciones, proyecto de vida, valores, reconocimiento, límites, dignidad

El respeto se manifiesta como reconocimiento al otro, en las circunstancias concretas de tu vida.

¿Cuál es esa forma de reconocimiento que llamamos respeto?


Es cualquier comportamiento que cumple con tres consignas:

1. Valora a cada persona: ten en cuenta su condición, circunstancias y derechos.

2. Haz el bien: busca tu propio beneficio o el de los demás.

3. Sin hacer el mal: actúa para obtener esos beneficios o evita actuar si podría haber perjuicios.

respeto, valores, valor, acciones, proyecto de vida, valores, reconocimiento, límites

Ahora bien, el primer destinatario del respeto eres tú: tu propia condición, tus acciones, los beneficios que persigues y los daños que quieres evitar. Es decir, respeto hacia lo que eres y hacia tu propio proyecto de vida.

Si tú te respetas habitualmente y respetas tus proyectos, llevándolos a cabo, podrás irradiar respeto hacia los demás, hacia las manifestaciones de su cultura y hacia la naturaleza.

¡Vive el respeto hacia ti, vive TU proyecto!

Sigue este blog, comparte esta publicación o publica un comentario

1 comentario:

  1. Si todos respetáramos el mundo sería mejor. Gracias por tan bello mensaje.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy valiosos. Gracias.