sábado, 16 de enero de 2021

Inteligencia artificial y desarrollo social

Persiguiendo los objetivos de desarrollo sostenible. 

Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

Los navegadores de internet nos entregan resultados más adecuados y mucho más rápido; las aplicaciones nos muestran la ruta más rápida para llegar a nuestro destino; nos proponen las series o la música que nos gusta; nuestra cámara se ajusta en función de las condiciones del momento. La inteligencia artificial puede hacernos la vida más cómoda y más productiva. 

¿Cuáles son tus aplicaciones favoritas?, ¿Qué impacto tienen en tu productividad?, ¿Cómo te pueden ayudar a vivir mejor? 

Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

Los sistemas y dispositivos con inteligencia artificial ya son parte de nuestra vida. Sin embargo, una inmensa mayoría en América Latina tiene un acceso muy restringido a los beneficios de la inteligencia artificial por sus circunstancias sociales o geográficas. 

En esta publicación vamos a describir algunos potenciales usos de la inteligencia artificial para contribuir a la satisfacción de las necesidades vitales, la inclusión social, la igualdad de oportunidades, la superación de la desigualdad social y la reducción de la pobreza. 

Alimentación 

Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

La inteligencia artificial puede:
  • Sugerir la mejor variedad para cultivar y el momento más adecuado para sembrar o cosechar, en función de los pronósticos del clima, de la demanda esperada y de los precios del mercado. 
  • Contribuir a una agricultura sostenible, mejorando el control de malezas o plagas y haciendo más eficiente el riego. 
  • Incrementar la producción de alimentos y mejorar su distribución, contribuyendo a eliminar el hambre. 

Salud 

Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

La inteligencia artificial puede:
  • Monitorear el estado de salud de las personas, generar alertas tempranas y facilitar la intervención médica de manera oportuna. 
  • Disminuir los errores médicos asociados a diagnósticos equivocados o imprecisos y al uso incorrecto de medicamentos. 
  • Prevenir infartos o ataques epilépticos, mediante el monitoreo de señales biométricas o la interpretación de imágenes diagnósticas. 
  • Detectar enfermedades mucho antes de que se manifiesten los síntomas. 
  • Hacer proyecciones sobre brotes epidémicos o enfermedades generales, favoreciendo la planeación y disponibilidad de los servicios de salud. 
  • Acelerar la investigación médica y facilitar el descubrimiento de nuevos medicamentos, vacunas o tratamientos. 

Trabajo 

Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

La inteligencia artificial puede:
  • Ayudar a mejorar la formación, capacitación y entrenamiento laboral de los desempleados o trabajadores. 
  • Conectar a las personas con oportunidades laborales en las empresas. 
  • Facilitar la identificación del talento y las competencias de los aspirantes en procesos de selección. 
  • Hacer más eficiente, justa e inclusiva la intermediación laboral (BID, 2020).
  • Impulsar la creación de empleo de valor agregado y el desarrollo de nuevas competencias. 

Educación 

Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

La inteligencia artificial puede:
  • Ayudar a los educadores a brindar una educación más personalizada, de acuerdo con los aprendizajes y el ritmo de cada estudiante. 
  • Facilitar el diseño de programas curriculares basados en las características de los estudiantes o las poblaciones de influencia. 

Seguridad 

Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

La inteligencia artificial puede:
  • Simular el comportamiento de construcciones o estructuras físicas ante diferentes escenarios de cambio climático o eventuales catástrofes. 
  • Facilitar la identificación de personas extraviadas o sobrevivientes. 
  • Acelerar la distribución de ayudas en caso de emergencias y la recuperación económica de la población. 
  • Hacer una gestión eficiente del agua, consumo de energía, residuos y demás servicios en edificios públicos, oficinas, centros comerciales y residencias. 
Inteligencia artificial, ODS, objetivos de desarrollo sostenible, pobreza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

La inteligencia tiene estas y muchas otras potencialidades. Sin embargo, su contribución efectiva a mejorar las condiciones de vida de toda la población, depende de políticas públicas concebidas con énfasis en los beneficios sociales, la adhesión de la academia y de las empresas tecnológicas, y la gestión transparente de los responsables. 

En resumen, la inteligencia artificial puede ser un aliado en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible, la participación de las minorías, el reconocimiento de la diversidad cultural y la eliminación de la pobreza. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog

domingo, 10 de enero de 2021

Psicología, realidad virtual e inteligencia artificial

Algunas aplicaciones en la atención psicológica. 

Psicología e inteligencia artificial

“Realidad virtual” e “inteligencia artificial” son expresiones frecuentes para indicar características o funcionalidad de los dispositivos inteligentes que usamos o tenemos en casa. 

¿Qué opinas de la realidad virtual?, ¿Y de la inteligencia artificial?, ¿cuáles son sus beneficios psicológicos? 

Por considerarlo de interés, presento una versión libre del apartado “RV, IA y aplicaciones” de un artículo traducido como “La Era de la Ciberpsicología: un Panorama General” (Ancis, 2020), acotado a la aplicación clínica y educativa. 

Realidad virtual 

Realidad virtual

La Realidad Virtual (RV) es una interfaz persona-computadora que permite a los usuarios sumergirse en escenas virtuales -un entorno virtual (EV) similar al del mundo real-, mediante gráficos y sonidos generados por computación y pantallas, audífonos y otros dispositivos de entrada sensorial, con los cuales las personas actúan y responden a los eventos y situaciones virtuales como si fueran reales. 

Las experiencias de exposición a través de inmersión en realidad virtual brindan la oportunidad de: 
  • Activar emociones y respuestas conductuales 
  • Modificarlas según sea necesario 
Agente humano virtual

La Terapia de Exposición a la Realidad virtual ha demostrado significancia estadística y efectividad clínica para abordar muchos problemas sociales y psicológicos: 
  • Variedad de fobias: a las alturas, a volar, a las arañas, a los espacios pequeños, a las tormentas, etc. (Botella et al., 2000; Miloff et al., 2019). 
  • Manejo del estrés en pacientes físicamente enfermos (Schneider y Workman, 1999). 
  • Traumas y Desorden de Estrés Postraumático (Gerardi et al., 2008; Rizzo et al., 2014 ; Rothbaum et al., 2001) 
  • Alteraciones de la imagen corporal y trastornos alimentarios (Ferrer-García et al.,2017; Riva y Melis, 1997). 
  • Reducción del dolor (Hoffman et al.,2000; Wiederhold et al., 2014). 
  • Manejo de la ansiedad y de los síntomas depresivos (Carl et al., 2019; Deng et al., 2019). 
  • Desarrollo de habilidades en varios contextos: 
    • Mejora de la resistencia al estrés, interacciones interculturales y habilidades de negociación y liderazgo en militares norteamericanos en servicio activo (Rizzo y col., 2011). 
    • Mejora de ansiedades en la comunicación interpersonal como, por ejemplo, en niños con autismo (Herrera et al., 2008; Strickland, 1997) o individuos con síndrome de Asperger (Cobb y col., 2002). 
    • Práctica de habilidades cognitivas o conductuales aprendidas (Amichai-Hamburger et al., 2014). 
    • Atención y observación para la evaluación de situaciones (Rizzo et al., 2001). 
    • Habilidades espaciales (McComas y col., 1998) 
    • Habilidades de cognición ejecutiva (Pugnetti et al., 1998). 
    • Habilidades sociales (Harvey et al., 2019) y de comportamiento interpersonal e intergrupal (Tawa, 2017). 

Inteligencia artificial 

Inteligencia artificial

Los sistemas de inteligencia artificial son productos informáticos que resuelven problemas o funcionan, evocando procesos intelectuales o conductas de los seres humanos. 

Los avances en IA se han aplicado a la entrega de productos relacionados con servicios de apoyo: 
  • SimCoach, por ejemplo, brinda una oportunidad para que militares o exmilitares norteamericano reciban cuidados personales a través de un agente humano virtual, interactivo y en línea. Los agentes humanos virtuales (Bill o Ellie) pueden escuchar, dar consejos, proporcionar enlaces a recursos o contar una historia relacionada con la experiencia del participante. 
  • La Roboterapia (Libin y Libin, 2004) o la terapia asistida o mejorada con robots es “el uso de robots en un marco de la psicoterapia basada en la evidencia… para ayudar… a los psicoterapeutas a lograr sus funciones y objetivos clínicos” (David et al., 2014). 
  • Los robots y la terapia asistida por robot tienen el potencial de diagnosticar y mejorar las habilidades sociales de niños diagnosticados con trastorno del espectro autista (Esteban et al., 2017; Goodrich y col., 2012; Ramírez-Duque et al., 2020; Thillet al., 2012). 
  • El robot Paro se utiliza actualmente en hospitales pediátricos e instalaciones para el cuidado de ancianos, para ayudar a mejorar el estado de ánimo de los usuarios, haciéndolos más activos y comunicativos, interactuar con los demás y con los cuidadores (Bemelmans et al., 2012), y reducir el estrés de los usuarios mayores con efectos a largo plazo (Robinson y col., 2013; Wada et al., 2004). 
Psicología e inteligencia artificial

Se puede predecir que el desarrollo de sistemas humanos virtuales creíbles conducirá a una serie de alternativas educativas y servicios terapéuticos. Algunos han propuesto crear robots que sean capaces de operar de forma autónoma en el futuro (Esteban et al., 2017). Asegurarse de que los psicólogos sigan participando en este trabajo es fundamental para el desarrollo e implementación de aplicaciones eficaces y éticas. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog 

Esta publicación es una traducción no literal de una parte de:

Ancis, J. R. (2020). The age of cyberpsychology: An overview. Technology, Mind, and Behavior, 1(1), 1–15. https://doi.org/10.1037/tmb0000009 

Inteligencia artificial o inteligencia aumentada

sábado, 2 de enero de 2021

La sabiduría humana

Lo más valioso para nuestra vida. 



¿Qué personas sabias hay en tu vida?, ¿cómo aprovechas su sabiduría?, ¿cómo cultivas tu sabiduría?

Las personas alimentamos nuestra inteligencia con el conocimiento útil para comprendernos, comprender a los demás y comprender el mundo en el que existimos. 

Pero podríamos preguntar si la información creciente realmente se está traduciendo en conocimiento que nos ayude a ser más inteligentes y tener más sabiduría para vivir. 


En esta publicación vamos a intentar una aproximación a la sabiduría. 


Modo inteligente de decidir y actuar


La palabra “sabiduría” viene del verbo «saber» y éste del latín «sapere» que significa tanto tener buen gusto como tener conocimiento o inteligencia (La Casa de la Ética). Hace 2500 años, la sabiduría delimitó la actividad de los filósofos, entendiendo la filosofía como “amor, gusto, por la sabiduría”. 

La sabiduría es un modo inteligente de actuar, distinto de otros modos de inteligencia humana y muy diferente de la inteligencia artificial.

Como la sabiduría es un modo inteligente de actuar, lo que dijimos en una publicación anterior sobre la inteligencia humana, también aplica a la sabiduría:

Es una capacidad general que integra nuestras habilidades biológicas, cognitivas, emocionales, conductuales y sociales para adaptarnos mejor en nuestro entorno natural y social.

Sin embargo, hay algunas características particulares que permiten reconocer la sabiduría de otros modos de inteligencia humana.

Desde diferentes perspectivas


En una revisión bibliográfica hecha por Meeks y Jeste (2009) y completada por Bangen, Meeks y Jeste (2013) los elementos más frecuentes en las definiciones de sabiduría fueron: 
  • Toma de decisiones sociales y conocimiento pragmático de la vida 
  • Actitudes y comportamientos prosociales 
  • Reflexión y autocomprensión 
  • Reconocimiento y tratamiento eficaz de la incertidumbre y la ambigüedad 
  • Homeostasis emocional 
  • Relativismo social de los valores y tolerancia 
  • Apertura a nuevas experiencias 
  • Espiritualidad 
  • Sentido del humor 
Estos elementos también pueden ser interpretados como diferentes perspectivas en este modo inteligente de actuar que llamamos sabiduría.
 

Enfocado en lo más valioso para nuestra vida



La integración de múltiples perspectivas, impulsa la coherencia de la conducta personal y social con el conocimiento, es decir, la coherencia de “lo que se hace” con “lo que se dice”. 

Esta coherencia se manifiesta como una virtud, es decir, como un "hábito operativo bueno" de estar siempre orientado a lo que es valioso para uno mismo y los demás. 

Maxwell (2007) señala que la sabiduría consiste en crear valor (lo deseable, lo valioso), real o potencial, en las diferentes circunstancias de la vida, para uno mismo y para los demás. 

También puede afirmarse que la sabiduría utiliza el conocimiento y el “entendimiento de manera positiva, para favorecer el bienestar propio y el de los demás” (La Casa de la Ética). 


En resumen, la sabiduría es:
  1. Un modo inteligente de decidir y actuar,  caracterizado por
  2. La integración de múltiples perspectivas y
  3. La focalización en lo verdaderamente valioso para nosotros mismos y los demás,
  4. En condiciones de incertidumbre o ambigüedad

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog

Reconocimiento: una "definición de trabajo" acerca de la sabiduría ha sido útil para organizar las ideas de varios autores acerca de la sabiduría humana y está disponible en https://evidencebasedwisdom.com

sábado, 26 de diciembre de 2020

La inteligencia humana

Una “Torre de Babel” en la psicología. 


La leyenda narra que Dios castigó a los hombre por su orgullo de querer construir una torre tan alta que llegara hasta el cielo y los confundió haciendo que hablaran lenguas diferentes. 

¿Cómo es tu entorno?, ¿Cómo te adaptas?, ¿Cómo lo transformas? 

El concepto de inteligencia es uno de los más utilizados por psicólogos y por el público en general. No obstante, así como en la Torre de Babel, no hay un acuerdo respecto de una definición de inteligencia porque la inteligencia ha sido estudiada desde diferentes enfoque teóricos y perspectivas prácticas, a lo largo de más de cien años. 

En esta publicación, subrayamos algunas funciones de la inteligencia humana o "inteligencia biológica", como se prefiere cuando se quiere aludir a ella, en contraste con el de “inteligencia artificial”. 

Capacidad cognitiva, emocional y conductual 

La inteligencia es la capacidad cognitiva general asociada al conjunto de habilidades biológicas, intelectuales, emocionales, comportamentales y sociales (APA; Ardila, 2011).

Adaptación, selección y modificación del entorno natural y social 

La inteligencia facilita: la adaptación al entorno (APA; Passer y Smith, 2007), a situaciones novedosas e inesperadas (Ardila, 2011), planear (APA; Ardila, 2011), seleccionar y modificar el medio natural y social en el que se vive y se desarrolla (Matos Columbié, 2004; Ardila, 2011).

Representaciones de la realidad, conceptos abstractos e ideas 

La inteligencia facilita el pensar y razonar de modo abstracto y con eficacia (Passer y Smith, 2007), comprender conceptos e ideas complejas (APA; Ardila, 2011), manipular representaciones o procesar información simbólica (Castelló, 2002). 

Aprendizaje de la experiencia 

La inteligencia facilita el aprender con rapidez y de la experiencia (APA; Ardila, 2011), obtener información y conocimientos (APA; Passer y Smith, 2007), desarrollar conocimientos, capacidades, habilidades y hábitos (Matos Columbié, 2004).

Conciencia de nosotros mismos y del mundo 

La inteligencia facilita el tener conciencia de sí mismo, del existir en el mundo y del conocer las propias posibilidades (Matos Columbié, 2004) y los propios límites. 


En resumen, podemos decir que la inteligencia humana es la:
  1. Capacidad cognitiva,  emocional,  conductual y social que nos permite 
  2. Adaptarnos, seleccionar y modificar nuestro entorno natural y social,
  3. Procesar símbolos (representaciones de la realidad, conceptos abstractos e ideas)
  4. Aprender  de la experiencia y
  5. Tener conciencia de nosotros mismos y del mundo donde vivimos. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog

sábado, 19 de diciembre de 2020

¿Qué hace un psicólogo?

Cuatro actividades en beneficio de la sociedad. 


Cualquiera de nosotros sabe, en términos generales, qué es lo que hace un psicólogo y, tal vez, podemos enumerar diferentes lugares en los que trabajan: escuelas, clínicas, empresas, ONG´s, sistema de justicia, laboratorios, etc. ¿Pero cuáles son las principales actividades de los psicólogos? 

¿Cómo aprendes?, ¿Cómo aplicas lo que sabes?, ¿Cómo sirves a los demás? 

El ejercicio de la psicología, en el estado actual de los conocimientos y técnicas específicas, puede resumirse en cuatro actividades: 

Investigación del comportamiento humano


Investigación científica, disciplinaria o interdisciplinaria, orientada a la generación o verificación de modelos teóricos o prácticos, conocimientos, metodologías e instrumentos de intervención, relacionados con el comportamiento humano, para el desarrollo de la psicología. 

Formación y divulgación de prácticas científicas en psicología


Formación académica, capacitación y educación no formal en psicología de psicólogos, otros profesionales y de la población en general. 

Intervención profesional de la conducta humana individual o colectiva


Evaluación, diagnóstico, pronóstico e intervención de la conducta funcional o disfuncional de individuos, parejas, familias, grupos, organizaciones y comunidades, para facilitar el cambio y la efectividad de sus comportamientos. 

Estandarización del ejercicio de la psicología en la sociedad


Formulación de políticas, códigos de conducta profesional, estándares de calidad y mecanismos de cumplimiento relacionados con el ejercicio de la psicología en el contexto de cada sociedad. 

El psicólogo puede llevar a cabo estas cuatro actividades en campos muy diversos: salud, educación, trabajo, familia, justicia, emergencias, convivencia, etc., o donde el comportamiento humano resulte relevante. 

En conclusión, en el estado actual de desarrollo, la investigación, formación, intervención y estandarización en psicología, son las actividades que el psicólogo puede realizar para proporcionar los “bienes internos” de la psicología a la sociedad. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog 

domingo, 13 de diciembre de 2020

¿Cuándo necesito un psicólogo?

Los bienes que la psicología brinda a la sociedad. 


Si me duele un diente, voy al odontólogo, si quiero construir mi casa, voy al arquitecto, si quiero hacer las cosas de acuerdo con la ley, voy al abogado… ¿Cuándo voy al psicólogo? 

¿Comprendes tu comportamiento?, ¿cómo afrontas los problemas?, ¿qué estás aprendiendo de tu vida? 

Los “bienes internos” de la psicología son los beneficios que sólo los psicólogos podemos aportarle a la sociedad, en razón de nuestra formación. 

Puesto que la psicología, como muchas otras profesiones, aplica técnicas fundamentadas en evidencias de la investigación y conocimientos científicos, los “bienes internos” que los psicólogos brindamos a la sociedad, deben estar a la altura del desarrollo técnico y científico de la psicología (describe, explica, predice y modifica el comportamiento de las personas). 

El beneficio de los “bienes internos” depende de que cada psicólogo los integremos en nuestra actividad y mantengamos una conducta ética frente a las personas, las organizaciones y la sociedad. 

En este sentido, los “bienes internos” de la psicología no son “ingredientes” que podamos vender por separado sino que conforman el sello único de nuestro servicio a la sociedad. Vemos cuáles son estos “bienes internos” de la psicología: 

Comprensión del comportamiento: 

Los psicólogos ayudamos a las personas a “desarrollar juicios y elecciones informados sobre el comportamiento humano” (APA, 2020), es decir, a comprender su propio comportamiento y el de los demás, con un enfoque integral que tiene en cuenta sus “destrezas intelectuales, puntos fuertes y debilidades cognitivas, aptitud y preferencia vocacional, características de la personalidad, y funcionamiento neuropsicológico” (APA, 2020). 

Afrontamiento de problemas: 

Los psicólogos ayudamos a las personas a enfrentar las dificultades en su existir, es decir, a hacer frente a peligros, problemas o situaciones en las que su bienestar o salud mental se ven comprometidos; los ayudamos con técnicas que “consideran los valores, características, objetivos y circunstancias de cada persona” (APA, 2020). 

Aprendizaje y desarrollo integral: 

Los psicólogos ayudamos a las personas en su desarrollo cognoscitivo, emocional y social, esto es, en el cultivo de su talento y sus competencias humanas (Colombia, 2006), de manera personalizada cuando es factible. 

Conducta para una mejor calidad de vida: 

Los psicólogos ayudamos a las personas a crear condiciones mentales y sociales, basadas en el comportamiento, que incidan en su propio bienestar y el desarrollo de la comunidad, las organizaciones y la sociedad, para avanzar hacia una “mejor calidad de vida” (Colombia, 2006) y de su existir. 

En resumen, los psicólogos estamos para ayudar a las personas a comprender su comportamiento, afrontar los problemas, propiciar su desarrollo y mejorar sus vidas, utilizando técnicas basadas en las mejores investigaciones científicas disponibles en psicología. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog

domingo, 6 de diciembre de 2020

Retos actuales para nuestra salud mental

Diez cambios poderosos que debemos tener en cuenta. 


A toda hora tenemos retos en nuestra vida: a los nativos digitales no les gusta hacer algunas cosas como hablar por teléfono, ver televisión, escribir cartas o postales, ir al supermercado, etc. A los mayores, talvez les cuesta configurar el funcionamiento de las aplicaciones en los teléfonos inteligentes. 

¿Cómo está tu salud mental?, ¿qué cosas están cambiando en tu vida?, ¿cuáles retos estás enfrentando? 

En todas las dimensiones de nuestra vida y a cualquier edad, nos vemos enfrentados a muchos retos. 

Los componentes de la salud mental, en el contexto de una definición que analizamos en una publicación anterior, nos orientan en la identificación de los principales retos para la psicología, en cuanto ciencia, y para los psicólogos, en cuanto profesionales que nos basamos en las evidencias científicas. 

Comencemos por delimitar lo que aquí entendemos por “Reto”: un cambio que es interesante para la psicología porque amenaza la salud mental y es difícil solucionarlo. 

En este triple sentido de reto, veamos algunos cambios que son retos para la salud mental y, por consiguiente, para la psicología contemporánea: 

Respecto del individuo: despliegue de nuestros recursos 


Manipulación genética: nacemos con un potencial biológico, marcado por nuestra información genética y por las circunstancias de nuestra epigenética. Este potencial biológico interviene con el potencial que vamos desarrollando y adquiriendo a lo largo de nuestra vida, gracias a la educación, el trabajo y las experiencias vividas. 

Neurología: las ciencias de la neurología están avanzando de manera vertiginosa y nos está llevando a una nueva comprensión de nuestro potencial individual, nuestro funcionamiento cerebral y nuestros recursos cognitivos, emocionales, conductuales y morales. 

Digitalización: fenómenos emergentes como la posverdad, que puede distorsionar nuestra comprensión del entorno, y la privacidad de nuestros datos, que puede afectar nuestra sentido de la identidad o intimidad, y la inteligencia artificial, que está potenciando la inteligencia humana, también son desafíos para la psicología. 

Respecto de la sociedad y el ambiente:  nuestra conducta e interacción


Desempleo: la informalidad laboral o la carencia de un empleo decente, afectan el acceso a los recursos económicos necesarios para tener una vida digna y la seguridad social de millones de personas, impactando directamente la salud mental de muchos. 

Cambio climático: los fenómenos asociados al calentamiento global, pueden sumarse a los diferentes factores psicosociales de estrés o de afección de la salud mental. 

Pobreza: la privación severa de ciertas necesidades básicas tales como alimentos, vestido, educación y atención de salud, significa una generalizada restricción para la salud mental de los individuos y las comunidades. 

Respecto de la vida: estado dinámico 


Morbilidad: nuestra exposición a agentes patógenos, factores de estrés y circunstancias psicosociales desafiantes, también puede afectar nuestra capacidad “para transitar por la vida cotidiana, para trabajar, para establecer relaciones significativas y para contribuir a la comunidad”. 

Envejecimiento: el aumento en la expectativa de edad y el control de la natalidad, están conduciendo al progresivo envejecimiento de la población, con lo cual las ciencias de la salud mental se ven enfrentadas al reto de mantener y fortalecer las competencias cognitivas, emocionales y sociales de una población cada vez más grande. 

Nacimiento y muerte: decisiones asociadas a los extremos de nuestro ciclo de vida, tales como el aborto o la eutanasia, nos plantean desafíos técnicos y morales. 

Estos son algunos retos asociados a las cinco fuerzas que están transformando nuestras vidas y que pueden tener un impacto significativo en nuestra salud mental. Los psicólogos tenemos que ejercer nuestra profesión, conscientes de su existencia y atentos a las respuestas de las personas o colectivos que atendemos. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog 

domingo, 29 de noviembre de 2020

La salud mental es un estado dinámico frágil

Ajeno a las etiquetas de enfermedad, desorden o problema mental. 


“Sufre de depresión crónica”, “tiene trastorno bipolar”, “es un esquizofrénico”, “tiene trastorno obsesivo compulsivo”, “es un adicto”, son algunas etiquetas que hacen parte ya de la cultura popular. 

¿Cómo manejamos el estrés?, ¿cómo afrontamos el sufrimiento?, ¿cómo nos recuperamos mentalmente? 

Un diagnóstico de enfermedad mental impone una carga social y emocional sobre el paciente, bien sea que aluda a un “trastorno” o un mero “desorden”. De hecho, hay muchas voces en la psicología y en la psiquiatría que proponen eliminar el concepto de enfermedad mental. 

Tal vez, sea más provechoso para el desarrollo de la ciencia y beneficioso para el paciente, hablar de salud mental. 


El concepto de salud mental tiene, como telón de fondo, el concepto de salud en general, propuesto por un grupo de expertos que la definió como “la capacidad de adaptarse y manejar los desafíos físicos, emocionales y sociales que se presentan durante la vida” (2011). Incluso, la ya envejecida definición de salud de la OMS: “un estado de completo bienestar físico, mental y social” (1948). 



En el terreno específico de la salud mental, cada definición tiene un acento particular, pero son compatibles conceptualmente. Veamos: 

El Ministerio de Salud de Colombia afirma que la salud mental es “un estado dinámico que se expresa en la vida cotidiana a través del comportamiento y la interacción de manera tal que permite a los sujetos individuales y colectivos desplegar sus recursos emocionales, cognitivos y mentales para transitar por la vida cotidiana, para trabajar, para establecer relaciones significativas y para contribuir a la comunidad” (2003). 

Destaquemos algunos componentes de esta definición: 

Estado dinámico: 


Las personas tenemos sucesivos modos de ser o estar en las cambiantes situaciones y circunstancias, cada día o a lo largo de nuestra vida. 

Por definición, cualquier estado puede cambiar, según las condiciones del entorno, y la expresión “dinámico” subraya este carácter de la salud mental. 

Por eso, una etiqueta de enfermedad, trastorno o desorden mental debe ser usada con mucha prudencia. 

Expresado como comportamiento e interacción: 


El modo de ser o estar lo manifestamos a través de nuestros comportamientos, incluso los no observables, y la manera como interactuamos con los demás. Es decir, nuestro modo de existir también es el resultado de nuestras competencias o capacidades para afrontar la vida. 

En este sentido, la OMS sostiene que en la salud mental “ la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida”. 

En el que se pueden desplegar los recursos: 


Individuos y colectivos utilizamos y manifestamos nuestros recursos cognitivos, emocionales y conductuales, en lo que hacemos en cada momento y la manera como nos relacionamos con los demás. 

Bircher & Kuruvilla (2014), a partir del modelo de Meikirch de salud (2011), se refieren a las interacciones entre los potenciales biológicos y personales del individuo y las demandas de su vida, en el contexto de los determinantes sociales y ambientales. 

En la vida cotidiana, el trabajo, las relaciones significativas y la contribución a la comunidad: 


Tales recursos son manifestados y puestos en acción en las diferentes áreas de nuestra interacción con los demás y con el medio que conforma nuestra situación: nuestra vida cotidiana, estudio, trabajo, relaciones importantes y servicio a los demás. 

En lugar de imponer etiquetas acerca de supuestos problemas mentales, trabajemos por una sociedad en la que todos tengamos o recuperemos la salud mental a lo largo de nuestra vida. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog

domingo, 22 de noviembre de 2020

Transformación digital y otras fuerzas poderosas

Doce problemas u oportunidades de actualidad. 


Zoom, Google Meet, Teams, Facebook Messenger, Skype y otras plataformas de comunicación, colaboración y aprendizaje, son soluciones que ya son parte de nuestra vida cotidiana, porque están relacionadas con la Transformación digital. 

¿Cuáles son los problemas más graves?, ¿qué soluciones se requieren?, ¿cómo puedes aprovechar las tendencias a tu favor? 

Nuestro proyecto de vida, individual o colectivo, puede ser favorecido u obstaculizado por alguna de las cinco poderosas fuerzas a las que ya hicimos alusión en publicaciones anteriores. 

Estas fuerzas generan cambios en el comportamiento de las personas, comunidades y naciones, que pueden ser vistos como oportunidades y problemas. Cuando un cambio tiene el doble carácter de oportunidad y problema, lo podemos formular como una solución. 

En esta publicación vamos a enunciar algunos problemas contemporáneos, en relación con la fuerza que podría ser más determinante y respecto de ellos, indicaremos algunas soluciones (oportunidades de resolver problemas). 

A continuación, debajo de cada fuerza enunciaremos los problemas y algunas situaciones asociadas que tienen el doble carácter de problema y oportunidad. 

Fuerza Somos una especie dinámica: 


Envejecimiento de la población: autocuidado, asistencia, educación continuada, servicios de salud y oportunidades laborales. 

Urbanización: hacinamiento, tráfico automotor, contaminación, delincuencia, anonimato, atención social, desarrollo del campo. 

Morbilidad: atención hospitalaria, promoción e investigación de salud. 

Fuerza Desigualdades sociales: 


Pobreza: derechos humanos, educación, atención social, solidaridad y organización comunitaria. 

Desempleo: trabajo digno, seguridad social, soluciones para la formación y actualización de competencias. 

Corrupción: control de los recursos públicos, desarrollo moral, efectividad de la justicia. 

Migraciones: atención de población flotante, deterioro social y urbanístico, xenofobia, conservación cultural. 

Estados desbordados: administración pública, justicia, seguridad, defensa, servicios públicos y sociales. 

Fuerza Tensiones geopolíticas: 


Posverdad: ética estadística, calidad de la información, responsabilidad de los medios masivos de comunicación y redes sociales, democracia, participación ciudadana. 

Armamentismo: riesgos, información de inteligencia, alianzas internacionales, guerras locales, conflicto global. 

Fuerza Planeta frágil: 


Cambio climático: combustibles fósiles, disposición de residuos, tecnologías limpias, calentamiento global, comportamiento del clima, fenómenos estacionales, plagas, preservación de recursos naturales, biodiversidad, economía circular, deforestación. 

Agotamiento de recursos: explotación racional, cultura ecológica, disponibilidad de alimentos, agua dulce. 

Una quinta fuerza es la Transformación digital, apoyada por los progresos de las ciencias matemáticas, lógica, computación y nuevos materiales. Si bien genera algunos problemas específicos, podemos verla como una fuerza que puede ayudar a desarrollar e integrar soluciones a los problemas, que hemos enunciado en esta publicación y muchas otros que se pueden localizar en estudios más detallados. 


De hecho, la transformación digital con sus tecnologías internet de las cosas, inteligencia artificial, computación en la nube, entre otras, está acelerando la experimentación y puesta en práctica de muchas soluciones a los principales problemas de nuestro tiempo, dado que es una fuerza que puede ser aprovechada por emprendedores, individuos, colectivos, empresas de todos los tamaños y Estados. 

En conclusión, nuestro proyecto de vida puede ser desafiado por alguna de las cinco poderosas fuerzas pero, sin duda, la fuerza de la Transformación digital influirá notablemente en la implementación de soluciones efectivas a nuestro problemas. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog