sábado, 12 de septiembre de 2020

Desarrollemos nuestra intuición

La conciencia intuitiva nos ayuda a vivir mejor. 



(Al final, hay un video de esta publicación)

Los seres humanos podemos ir más allá de las sensaciones que nos brindan nuestros sentidos; podemos desarrollar la intuición para ser más conscientes de nuestro cuerpo y del mundo que nos rodea. 

¿Cómo es una persona intuitiva? 

Una persona intuitiva, en el lenguaje cotidiano, es aquélla que va más allá de los detalles obvios para la mayoría y es capaz de encontrar información escondida, no evidente, en diferentes situaciones. 

¿Qué es la conciencia intuitiva? 

La conciencia intuitiva es la capacidad que tenemos para darnos cuenta de cómo estamos y cómo está el mundo en el que vivimos, partiendo de la información sensorial pero yendo un paso más adelante. 

La conciencia intuitiva combina sensación, percepción, conocimiento y expectativa personal. Veamos estos cuatro ingredientes de lo que podríamos llamar “la receta de la intuición”: 

Primero. Una porción de sensación: consiste en captar estímulos físicos, provenientes del mundo que nos rodea y de nuestro cuerpo, valiéndonos de nuestros órganos de los sentidos. 

Segundo: Una porción igual de percepción: es el proceso de organizar nuestras sensaciones y darles un significado a los detalles aislados. 

Tercero: aplicamos una buena cantidad de conocimiento: es el conjunto de los diferentes temas, ideas o contenidos que tenemos en nuestra memoria, podemos recordar y usar en nuestra vida. 

Cuarta: adobamos con nuestra expectativa: es el interés particular o la esperanza de realizar o conseguir algo. 

Cuando mezclamos adecuadamente nuestras sensaciones, percepciones, conocimientos y expectativas en un momento dado, logramos ver algo nuevo, tal vez un todo completo o por completar. La intuición es como hacer un resumen repentino y muy breve, que nos muestra algo que otros no han descubierto. 

Podemos cultivar nuestra conciencia intuitiva yendo más allá de nuestra conciencia sensorial: pongamos nuestra atención en unir los puntos, en encontrar relaciones entre las diferentes sensaciones, en descubrir detalles pequeños pero significativos, en ver el bosque y no sólo los árboles, en resumir el todo en un momento dado, en “pensar por fuera de la caja”, en redescubrir nuestras sensaciones y percepciones con ayuda de nuestros conocimientos y expectativas. 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog



sábado, 5 de septiembre de 2020

Cinco ejercicios para hacernos más fuertes y liberar nuestro poder interior

Vivir plenamente y cultivar la felicidad. 



(Al final, hay un video de esta publicación)

En algunos momentos, vivir es realmente difícil. A veces nos duele y nos llena de pesimismo lo que sucede a nuestro alrededor; en ocasiones, emprendemos con mucho entusiasmo un proyecto y después nos desanimamos. 

¿Qué situaciones perjudiciales hay en tu vida?, ¿Qué haces cuando las cosas no van como quieres?, ¿Cómo puedes agigantarte? 

Aunque hay muchas formas de vivir, cinco ejercicios pueden ayudarnos a vivir plenamente: 

Ejercicio 1 - Luchar por nuestra mejora personal 


En el día a día de nuestros estudios, trabajo, vida familiar o de las relaciones con los demás, hay situaciones que debemos cambiar y aspectos que debemos mejorar; luchemos por cumplir con nuestros propósitos de cambio y de hacernos mejores. 

Ejercicio 2 - Resistir las influencias nocivas 


No nos dejemos vencer por el alcohol, las drogas, los estimulantes, las malas amistades, la contaminación, la delincuencia y la corrupción; mantengamos alerta ante los riesgos y cumplamos cada día el reto de mejorar en algo. 



Ejercicio 3 - Soportar las molestias 

La sed, el hambre, el sueño, el cansancio, el dolor de cabeza, un resfriado, los chismes, la envidia, la frustración, los errores, el estrés y las mañas de los demás, no son invencibles. Resolvamos o aceptemos estas molestias, con serenidad y optimismo. 

Ejercicio 4 - Vencer las dificultades 


Reconozcamos hasta dónde llegan nuestros círculos de control y de influencia, para que no nos desgastemos con lo que está por fuera de ellos; distingamos entre lo que podemos cambiar y lo que no, de manera que seamos tremendamente efectivos y no desperdiciemos nuestra energía. 

Ejercicio 5 - Perseguir tus metas y afrontar retos 


En el camino de nuestra mejora y de las personas que amamos, tracemos metas y resolvamos los desafíos que surjan, con decisión y valentía; que nada se nos haga demasiado grande porque los trechos largos se resuelven paso a paso. 

Estos cinco ejercicios se integran en la virtud de la Fortaleza y nos ayudan a vivir. 



Nuestra plenitud y felicidad requieren una presencia alerta y consciente, pero mucho más que esto, reclaman nuestra capacidad de actuar con Fortaleza y no amilanarnos ante las dificultades. 

¡Así es más rico y provechoso vivir! 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog



sábado, 29 de agosto de 2020

¿Cómo puedes abrir puertas?

Tus sentidos son la llave para descubrir y crear un mundo maravilloso. 



(Al final hay un video de esta publicación)

¿Viste “Alicia en el País de las Maravillas”? En una de las escenas, yendo tras el conejo, tiene que pasar por una puerta. Es la entrada al “País de las maravillas”. 

¿Cuándo te abres fácilmente a los demás?, ¿Qué cosas hacen que te encierres?, ¿Cuáles puertas mantienes abiertas? 

Llamamos Puerta a un hueco en una pared o una reja; también, a una armazón de madera o metal que abre o cierra ese hueco. 

La Puerta es una metáfora poderosa en nuestra vida: 
  • Nos permite salir de nosotros mismos y entrar a un mundo maravilloso. 
  • La podemos abrir y la podemos cerrar. 
  • La tenemos que empujar a veces y otras, la debemos halar. 
  • Nos puede encerrar o nos puede comunicar. 

Supongamos que estás dentro de una habitación; para experimentar ese mundo maravilloso que existe, abres la Puerta. Al hacerlo, disfrutas el aire fresco de la mañana, la luz y los colores que alegran el paisaje, el aroma de las flores y del bosque, el gusto de las frutas y los vegetales de la huerta, el canto de las aves y el sonido de la cascada, la suavidad del césped… Todo un mundo maravilloso. 

Ahora bien, tu cerebro es un órgano poderoso, pero está encerrado dentro del cráneo. Los sentidos son la única Puerta de comunicación de tu cerebro con el mundo exterior. 

Sólo a través de tus sentidos puedes: 
  • Descubrir y comprender lo maravilloso en cada ser humano 
  • Conocer otros ambientes, paisajes o culturas diferentes 
  • Aprender e inventar nuevas realidades 
  • Hacer un plan realista para perseguir tus sueños 

Recuerda: hay muchas Puertas en tu vida. Tú tienes la llave maestra para muchas de ellas. En ocasiones, como Alicia, tienes que empequeñecer para poderlas atravesar. 

Y como alguna vez dijo Rabindranath Tagore: 

“Si cierras la puerta a todos los errores, también la verdad quedará afuera”. 

Abre la puerta y comparte esta publicación para que otro pueda entrar 



Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog

sábado, 22 de agosto de 2020

El mito del máximo esfuerzo

Vivir y convivir con esfuerzo es como un castigo


(Al final, hay un video de esta publicación) 

“Con esfuerzo, todo lo logramos”, “Nada vamos a alcanzar sin esfuerzo”, “Nadie triunfa sin esfuerzo”, es un mito muy apreciado por padres de familia, docentes y empresarios. 

Los padres creen que con ello están forjando la voluntad que, tal vez, ellos no tienen.

Los docentes saben que el esfuerzo puede compensar sus clases monótonas y las limitaciones de su pedagogía.

Los empresarios quieren obtener más trabajo en menos tiempo con el mismo tiempo salario.

¿Cuándo te esfuerzas verdaderamente?, ¿Cuál es el esfuerzo que evitas?, ¿Qué has logrado con esfuerzo?

A los padres se les olvida que la voluntad se desarrollo con amor, valores y hábitos sanos; los docentes olvidan que el aprendizaje se logra con curiosidad, experiencia y reflexión; los empresarios olvidan que el rendimiento se obtiene con motivación y trabajo interesante. 

¿Por qué insistimos en el esfuerzo? Porque sabemos que la falta de esfuerzo puede tener consecuencias gravísimas en nuestra vida. Algunos riesgos ponen en jaque nuestra vida y, cuando se trata de sobrevivir, todo nuestro cuerpo se activa para escapar de la situación y sobrevivir. Ante el peligro inminente que amenaza nuestra sobrevivencia o la de otros, el esfuerzo máximo es una respuesta necesaria.

Lo que se nos olvida, cuando insistimos demasiado en el valor del esfuerzo, es que NO es la clave para vivir ni convivir. Vivir con un esfuerzo sostenido conduce al agotamiento; convivir con esfuerzo nos lleva al resentimiento.

¿Cómo se vive y convive naturalmente? Nada que sea natural necesita esforzarse para desarrollarse: las aves aprenden a volar cuando están listas y les basta un simple empujón de sus padres; las plantas florecen o dan frutos sin hacer esfuerzo; los ríos corren sin esfuerzo; las nubes viajan y se convierten en lluvia, sin esfuerzo. Las plantas, los animales, el agua, todo en la naturaleza vive y convive sin esfuerzo. 

¿Qué es más poderoso que el esfuerzo? La aceptación del proceso natural, el respeto del tiempo necesario y la responsabilidad con el cuidado, son más poderosos que el esfuerzo. Si tú quieres lograr lo que te propones, simplemente dale tiempo al tiempo y cumple tus responsabilidades contigo y con los demás.             

Podemos ayudarnos cada día, diciéndonos: 

“Hoy aceptaré a las personas, los hechos y las circunstancias como son”. 

“Hoy no culparé a nada ni nadie, ni siquiera a mí mismo, por mi situación”. 

“Hoy renuncio a convencer a los demás de que mi punto de vista es el correcto” (*). 

El esfuerzo es importante pero no lo es todo en la vida. El curso natural de las cosas, el amor y la responsabilidad, con inteligencia y casi sin esfuerzo, te ayudarán a vivir, convivir y sobrevivir. 

Comparte esta publicación sin hacer esfuerzo, haz un comentario y sigue este blog. 

(*) Frases inspiradas por "Las siete leyes espirituales del éxito" de Deepak Chopra


Agradecimientos por la banda sonora:

Intoleranzen by Stefan Kartenberg (c) copyright 2019 Licensed under a Creative Commons Attribution Noncommercial (3.0) license. 

Descargada de: 

http://dig.ccmixter.org/files/JeffSpeed68/60604 Ft: Javolenus

sábado, 15 de agosto de 2020

Cinco balcones para salir de tu soledad

Caminos para una sociedad mejor. 


(Al final, hay un video de esta publicación)

"Ya van muchos meses de encierro y ¡estoy que no resisto más!".
“Al principio todo era maravilloso, pero muy pronto la convivencia se hizo terrible y cada uno se refugió en lo suyo…”.

Frases de un drama que puede ocurrirte. No obstante, tú puedes remediar o prevenir esas historias de soledad o desencuentro. 

¿Qué esperas de las personas que te aman?, ¿Qué esperas de tus vecinos y conocidos?, ¿Cuáles son tus dones? 

En plena pandemia y en la convivencia puede aflorar nuestra profunda soledad y nuestros peores miedos… Pero no tiene por qué ser así. Hay muchas maneras de convivir sanamente y todas tienen en común ciertos hábitos convenientes para crecer en el encuentro con los demás: 

1. Tener en cuenta las necesidades de la otra persona: Del mismo modo como los padres están atentos a las carencias de un recién nacido, hay personas a tu alrededor que tienen frío, hambre, cansancio, soledad o frustración. Las hay en tu familia, vecindario o comunidad y a veces sufren en silencio, esperando tu sonrisa y una mano amiga. 

2. Mirar la utilidad de lo que puedes aportar: Familiares, desposeídos, desplazados o inmigrantes necesitan algo que tú tienes o puedes brindar: abrigo, alimento, descanso, compañía o comprensión; también tu sonrisa para sembrar esperanza, tu hombro para llorar o tu mano para levantar. 

3. Actuar en favor del otro: No basta con saber las necesidades ajenas o tener la mera intención de aportar; otra persona te necesita, tu puedes ayudarla y hacerle la vida más amable. Lo único que hace falta es que pases a la acción; no te quedes en la indignación o en la compasión: ¡Hay mucho que puedes hacer! 

4. Actuar de manera desinteresada: Tu pareja, tu hijo, tus padres, hermanos, vecinos o extraños, no son tontos; aunque estén necesitados, saben si tú los quieres ayudar o si quieres beneficiarte a costa de ellos. Recuerda: son las necesidades ajenas y lo que tú puedes aportar, lo que fortalece la convivencia. 

5. Actuar, aún con esfuerzo, con alegría: Algo que no te sobra, un minuto en medio del afán, una expectativa o un deseo que se aplaza, una carga que se comparte, una hora menos de sueño, constituyen pequeños y valiosos dones en el arte de construir convivencia y hacer un mundo mejor. Pero hazlo con cariño y alegría; que nadie note molestia ni sacrificio. 

Estos cinco hábitos constituyen la virtud de la Generosidad y te ayudan a convivir con las personas que amas y con aquéllas que la vida te ha puesto cerca. 

Tal vez, tu respuesta desprendida te brinde una perspectiva diferente de la vida y encuentres un horizonte aún mejor. 

¡Así es más rico y provechoso convivir! 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog... ¡Y gracias por tu generosidad!


sábado, 8 de agosto de 2020

Diez maneras de dar lo mejor de nosotros

Encontrar felicidad en el dar. 


(Al final, hay un video de esta publicación)

Hay una relación muy estrecha entre el Dar y la Felicidad. Un proverbio chino dice: 

“Si quieres ser feliz durante una hora, toma una siesta. Si quieres ser feliz por un día, ve a pescar. Si quieres ser feliz durante un año, hereda una fortuna. Si quieres ser feliz para toda la vida, ayuda a otras personas”. 

¿Qué tienes para dar?, ¿Qué es lo más valioso que das a otros?, ¿Qué sientes cuando das con generosidad? 

Los seres humanos intercambiamos constantemente materia, energía e información con el ambiente para poder vivir. Por ejemplo, necesitamos intercambiar alimentos, calor y conocimientos, porque son nuestra fuente de crecimiento físico y mental. Cuando se trata de vivir, lo que se intercambia es esencial, es decir, es algo valioso que necesitamos intercambiar porque no lo tenemos y lo necesitamos para nuestra vida. 

Cualquier intercambio siempre tiene dos participantes: el que da y el que recibe. Hay una relación muy estrecha entre el Dar y la Felicidad. Estas son diez maneras de Dar que no cuestan en tiempos de distanciamiento físico, tapabocas y lavado frecuente de manos: 

Saluda: Es la llave mágica para abrir el corazón. 

Sonríe: no sólo con tu boca sino con tu rostro para que tu dulce sonrisa se desborde por encima del tapabocas; es el camino más corto para acercar a dos personas. 

Despídete: Crea un lazo invisible para estar cerca en la distancia. 

Atiende: Mira a la cara, escucha y concéntrate en el otro. “Pon atención: un corazón solitario no es un corazón.” 

Apoya: comparte tu fuerza interior con palabras de aliento y esperanza; sólo si es estrictamente necesario, extiende tu mano, ayuda al otro a levantarse, a sentarse, a caminar. 

Aconseja: Brinda información valiosa y tu experiencia de vida para facilitar las decisiones de los demás. 

Ama: haz lo que puedas por apoyar el bienestar y el crecimiento de la otra persona; la mayor fuerza universal es el amor. 

Abraza: acepta y acoge al otro con la fuerza incondicional de tu corazón. “Abrazar es acariciar el alma de la otra persona y proporcionarle un refugio entre nuestros brazos”. 

Acaricia: Puedes acariciar con gestos, palabras amables y elogios; no sólo con tus manos. 

Sirve: “Los hombres son ricos sólo en medida de lo que dan. El que da un gran servicio recibe una gran recompensa.” Vive la magia del Dar 

¿Cuáles otras maneras de Dar te ayudan a ser feliz? 

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog 


Agradecemos la música de Transmutation by Kara Square (c) copyright 2017 Licensed under a Creative Commons Attribution (3.0) license. http://dig.ccmixter.org/files/mindmapthat/56527 Ft: Spinningmerkaba

sábado, 1 de agosto de 2020

Una trampa en la que puedes caer

La riqueza no es un proyecto de vida. 

motivación, riqueza, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

(Al final, hay un video de esta publicación)

“La salud es la mayor riqueza” dicen los mayores y las circunstancias actuales les dan plenamente la razón. Si no tenemos salud, todos perdemos: nosotros mismos que somos los primeros afectados, pero también nuestra familia y la colectividad. Una sociedad sin condiciones adecuadas para cuidar la salud de los ciudadanos limita el desarrollo de las personas y se empobrece. 

¿Qué es la riqueza para tí?, ¿Cuál es tu riqueza?, ¿Cómo buscas la riqueza? 

También estamos descubriendo la importancia de reinventarnos, de asumir las restricciones y de responder con creatividad ante los retos, Igualmente, la situación nos ha hecho aún más conscientes del valor de compartir con nuestros familiares, amigos y vecinos. 

La tragedia nos ha golpeado de muchas maneras; la muerte de seres queridos, el desempleo creciente y la pérdida de clientes son muy graves, sobre todo cuando golpean a los más desfavorecidos. Definitivamente, la pobreza es la más cruel pandemia. 

Aunque tener dinero y suficientes cosas es necesario para vivir bien, a pesar de las duras lecciones de la pandemia, todavía nos movemos en la sociedad de consumo y para algunos, tener mucho dinero, lujos y propiedades, más de lo que se necesita para vivir, sigue siendo una aspiración. 

Hoy se promueve el emprendimiento, se estimula el desarrollo de habilidades competitivas (música, actuación, deporte, redes sociales) o se invita a buscar la libertad financiera, para crear y acumular riqueza. 

Si bien es cierto que es necesario crear riqueza como un objetivo colectivo, orientado al fortalecimiento de la economía nacional y al bienestar de todos los ciudadanos, hay un aspecto que se olvida con frecuencia: la riqueza, en cuanto corresponde a la acumulación de bienes o dinero, no tiene ninguna capacidad intrínseca para resolver las necesidades materiales o intangibles de las personas. 

Sólo la circulación del dinero, mediante la transacción de bienes y servicios, es lo que pone la riqueza al servicio del bienestar de las personas. 

La economía, el emprendimiento, los talentos individuales y la “inteligencia financiera”, deben promoverse como estrategias o medios para contribuir al flujo constante de dinero a través de la sociedad, orientado a la satisfacción de necesidades básicas y necesidades psicológicas de las personas. No deben ser medios para la acumulación de bienes o dinero. 

Al fin y al cabo, en la brevedad y fugacidad de nuestra vida, lo más importante es amar y ser amados, desarrollar nuestras aptitudes y ponerlas al servicio de los demás, elegir las opciones de vida que estén en armonía con nuestra propia conciencia y tener los medios para una vida digna. 

Si conoces a alguien cuyo propósito en la vida esté centrado en la acumulación de riqueza, invítalo a reflexionar acerca de que el dinero y los bienes materiales, no son fines en sí mismos sino medios para satisfacer nuestras necesidades individuales y construir una mejor sociedad. 

Si quieres ayudar a alguien a transformar y mejorar su situación financiera, ayúdale a descubrir que la verdadera libertad está en resolver nuestras necesidades, tener opciones distintas, disfrutar lo que hacemos, vivir un proyecto de vida auténtico y contribuir al bienestar de los demás. 

Comparte esta publicación si encuentras riqueza en ella, haz un comentario y sigue este blog 


Agradecimientos por la música de Mine + Yours = Ours by George_Ellinas (c) copyright 2010 Licensed under a Creative Commons Attribution (3.0) license. http://dig.ccmixter.org/files/George_Ellinas/28107 Ft: Snowflake

sábado, 25 de julio de 2020

Renacer cada mañana en tiempos de crisis

Usa un poderoso secreto interior.


(Al final, hay un video de esta publicación) 

Un escarabajo empujando el sol por el cielo, desde el amanecer hasta el anochecer, fue la representación egipcia de un dios sol, auto creado, símbolo de la vida eterna. ¿Cómo un humilde insecto llegó a simbolizar un dios? 

¿Qué estás haciendo para progresar y ser mejor?, ¿Cómo puedes sacarle mejor provecho a tu esfuerzo personal?, ¿Por qué a veces te sientes agotado? 

A los antiguos les llamó la atención la reproducción del escarabajo pelotero. Resulta que construye cuidadosamente una bola de estiércol y la arrastra por grandes distancias; esta bola sirve para que la hembra deposite sus huevos y las larvas crezcan al abrigo del calor producido por la fermentación del estiércol. 

De esta manera, un simple escarabajo, haciendo un trabajo cotidiano que muchos de nosotros rechazaríamos por considerarlo sucio y degradante, fue inspiración para que los antiguos egipcios vieran en él un símbolo de Jepri el dios sol, el dios que se hace a sí mismo cada mañana, el dios que renace todos los días de la plena oscuridad, 

La sabiduría es la capacidad cotidiana para vivir, convivir y sobrevivir sin desgastarnos con lo innecesario. 

Cada día lo podemos afrontar mejor cuando desarrollamos nuestra humildad que consiste en hacernos capaces de: 

1. Reconocer las cualidades y capacidades propias: 


Asumimos con alegría y generosidad nuestras fortalezas, las cultivamos para nuestro propio bien y el de los demás y no inflamos nuestro ego. 

2. Identificar las insuficiencias personales: 


Aceptamos con serenidad y optimismo nuestros propios límites y debilidades. 

3. Trabajar para ser mejor: 


Aprovechamos las experiencias para desarrollar nuestras competencias, virtudes y colaboración. 

4. Aprovechar debilidades y fortalezas para hacer bien: 


Sabemos distinguir cuándo es hora de recibir y cuándo es momento de aportar para hacer bien las cosas y forjar un mundo mejor. 

5. Valorar a las personas: 


Hablamos bien de los demás y criticamos sólo en privado la conducta del otro cuando hay motivos concretos. 

6. Actuar con discreción: 


Valoramos la coherencia y la efectividad de nuestra conducta, sin llamar la atención ni requerir los aplausos ajenos. 

7. Soportar la falta de atención: 


Validamos nuestras acciones y nos recompensamos por hacer lo correcto, sin obsesionarnos por el reconocimiento ajeno. 

8. Trabajar con honestidad y el mejor esfuerzo: 


Nos esforzamos en hacer cualquier actividad dando lo mejor de nosotros mismos, usando los mejores recursos y logrando resultados valiosos para los demás. 

Estos ocho hábitos conforman la virtud de la Humildad y nos ayudan a vivir, convivir y sobrevivir. 

Aprendamos de quienes se destacan en algún campo y, sin embargo, no se creen más que los demás ni se muestran prepotentes. 

¡Con humildad sincera todo se hace más fácil! 

Comparte esta publicación, haz un comentario  sigue este blog 


sábado, 18 de julio de 2020

¿Sálvese quien pueda?

La paradoja del convivir. 

(Al final, hay un video de esta publicación)

Imagina a Juan, un náufrago que nada hasta una isla solitaria; busca comida, agua dulce y un refugio para sobrevivir. Pasan los días y se acostumbra a vivir de modo que puede sobrevivir por largo tiempo; contempla el crepúsculo, desarrolla algunas habilidades nuevas, recorre la isla y explora el horizonte para localizar un eventual rescate. Al cabo de muchos días, otro náufrago, María, llega a su isla y Juan tiene que tomar una decisión. 

Convivir, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

¿Cuáles son tus necesidades?, ¿Qué te motiva?, ¿Qué haces por tu familia y compañeros? 

Juan ha deseado, por muchos días y noches, ser rescatado; lo que no había imaginado era que un día vería nadar hasta la playa a María. 

Ahora, imagina dos actitudes completamente opuestas de Juan: 

Primera actitud 


Convivir, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

Juan se sorprende con la llegada de María, se compadece del estado en que llega, le brinda agua fresca y comparte sus escasos alimentos. Juan se alegra por la llegada una compañera, ya tiene con quien conversar y con quien compartir la esperanza de ser rescatados algún día. Juntos construyen un refugio para María. 

Segunda actitud 


Convivir, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

Juan se molesta con la llegada de María. Se esconde y no la auxilia con la intención de que muera, porque observa el deplorable estado en que se encuentra. No obstante, María sobrevive y cuando ya es inevitable compartir la isla, Juan utiliza su fuerza, habilidades y conocimientos para hacerle la vida insoportable a María. 

Somos las dos actitudes de Juan 


Convivir, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

A veces, somos capaces de actuar en favor del otro, aún con esfuerzo, de manera desinteresada y con alegría, teniendo en cuenta las necesidades de la otra persona y mirando principalmente la utilidad de lo que podemos aportar. 

Otras veces, lo que tenemos o hacemos es más importante que la otra persona, nos sentimos amenazados, no mostramos empatía por quien llega a nuestra isla y nos aprovechamos de ella. 

Convivir, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

La paradoja de convivir 


Los seres humanos tenemos tres necesidades psicológicas básicas: crecer en autonomía, desarrollar nuestras competencias y contar con buenas relaciones. 

Sin embargo, a veces, descuidamos la tercera porque nos enfocamos excesivamente en proteger nuestra autonomía y lograr el perfeccionamiento individual. 

De la misma manera, tenemos tres motivos fundamentales que nos animan: poder, logro y afiliación. Sólo que, a veces, nuestro deseo de controlar a los demás y de sobresalir, nos hace pasar por encima de los demás. 

Es paradójico que, como en la segunda actitud de Juan, el amar y ser amados sea desconocido por nosotros mismos, sólo por darle más importancia a nuestra autonomía, competencia, sed de poder o de logro individual. 

Convivir, asesor, consejero, mentor, tutor, orientador, psicólogo, guía, consultor, ayuda,

En la medida de que somos una especie social, nuestra autonomía y nuestras competencias, sólo son significativas en el contexto de nuestras sanas relaciones con los demás. 

A veces, cual náufragos solitarios y egoístas, olvidamos el valor de convivir con otros y el poder sanador de una relación generosa con los demás. 

Tú decides cómo quieres que sea tu relación con los demás. 

Comparte esta publicación, haz un comentario sigue este blog, es otra forma de convivir

sábado, 11 de julio de 2020

¿Por qué sentimos, pensamos y actuamos distinto?

Propiedades emergentes de nuestro cerebro.


(Al final, hay un video de esta publicación)

Juan, Mariela y Carolina miraron por la ventana la puesta del sol. Juan tomó una fotografía para poder pintar ese mismo crepúsculo al día siguiente. Mariela se transportó a su Nápoles querida y cantó el coro de “O sole mío” con la alegría dibujada en su rostro. Carolina recordó que wabi-sabi es la palabra japonesa para hablar de la belleza dentro de las imperfecciones de la vida, viendo la casa, iluminada por los últimos rayos del sol.

¿Qué despierta tu interés?, ¿Cómo es tu personalidad?, ¿Qué se te facilita aprender? 

Juan capturó el momento para plasmar su belleza en una pintura; Mariela se emocionó al recordar sus parientes y su tierra natal y Carolina evocó un concepto de profunda sabiduría al deslizar su mano por la pared y los muebles de su casa.

La luz del atardecer fue una sensación muy similar para ellos, pero cada uno tuvo un comportamiento diferente, determinado por sus experiencias, intereses y personalidad, entre otros factores. Con los mismos estímulos sensoriales de esa tarde, sus cerebros generaron significados y conductas muy distintas.

Tomar una fotografía y tener la intención de pintar un cuadro, evocar múltiples vivencias asociadas a una canción italiana y experimentar la belleza del momento como lo podría sentir un japonés, no son reacciones que se expliquen del todo mediante la descripción de los procesos físicos, químicos, biológicos o neurológicos que nos ocurren.

Haciendo nuestra la experiencia de Juan, Mariela y Carolina, nuestro sistema nervioso procesa sensaciones y genera movimientos. No obstante, la variedad de movimientos que pueden resultar de la misma sensación, es muy amplia, dado que intervienen creencias, significados e intenciones netamente individuales.

Un conocimiento profundo del funcionamiento cerebral, complementado por una comprensión muy sólida de lo que es la cognición, la personalidad y la conciencia, podrían explicar las respuestas individuales distintas ante situaciones iguales o similares.

La psicología contemporánea está influida, de manera importante, por los avances de las neurociencias que están visualizando y explicando lo que ocurre en nuestro sistema nervioso, cuando recibimos información sensorial, la procesamos en nuestro cerebro y producimos actividad motriz.

Todos sabemos que el órgano más importante de nuestro cuerpo es el cerebro, pero todavía hay una interpretación sesgada acerca de su funcionamiento, basada en una errónea interpretación de su aspecto morfológico.

No es cierto que la cognición, la personalidad o la conciencia, estén determinadas por el predominio de uno de los dos hemisferios cerebrales. Se dice que el izquierdo es más analítico y que el derecho es más intuitivo. 

Visto desde arriba, sí parece que el cerebro tuviera dos mitades, pero en realidad el cerebro es un órgano que funciona como una totalidad. 

Las imágenes tradicionales nos muestran dos hemisferios a los que se les atribuyen capacidades diferentes. Una cosa es la organización anatómica que está simplificada por nuestra forma de hablar del cerebro, reduciéndolo a dos mitades, y otra cosa es la manera como funciona este maravilloso órgano. 

En las neurociencias, cada vez hay más consenso acerca de que el cerebro funciona integralmente y que ambos hemisferios participan en cualquier proceso mental. 

Lo anterior significa, por ejemplo, que el lenguaje y el razonamiento no se ejecutan en el hemisferio izquierdo exclusivamente, y que la imaginación y la percepción tridimensional tampoco es una función que se pueda localizar en el hemisferio derecho. 

El mero hecho de que los dos hemisferios estén conectados en su base y que el cerebro esté constituido por miles de millones de neuronas entrelazadas que relacionan información de los órganos de los sentidos y movimientos, basta para darse cuenta que la organización anatómica de dos hemisferios no explica el funcionamiento del cerebro. 

La idea de que los órganos de los sentidos captan información objetiva del entorno, los nervios sensoriales la transmiten al cerebro y uno de los hemisferios reconoce y procesa la información, es ya una idea obsoleta en el campo de la neurociencia. 

Lo que parece que hace el cerebro, es emular (imitar) la realidad mediante información que se “recircula” constantemente en un sistema conformado por la corteza cerebral y el tálamo. 

Cualquier proceso perceptivo o intelectual que el cerebro ejecute como, por ejemplo, el reconocimiento de colores, formas, texturas, tonadas, caras, texto escrito, dibujos, palabras o conceptos, es el resultado del flujo de información sensorial y motora entre la corteza cerebral y el tálamo. 

Toda la información del entorno y del cuerpo, es integrada, centralizada y representada en el sistema tálamo cortical. Son estas funciones las que permiten el surgimiento de la vivencia del “yo”. 

Asociado a lo anterior, tendríamos que decir que la conciencia, la personalidad y la cognición, son fenómenos emergentes del funcionamiento del cerebro que, como un todo único e indivisible, aún está siendo estudiado y comprendido.

Y, tal vez, estos fenómenos constituyen la base del libre albedrío, los derechos humanos, la libertad y los bienes más valiosos de nuestra cultura.

Comparte esta publicación, haz un comentario y sigue este blog


Agradecimientos por la música: In the clouds by Stefan Kartenberg (c) copyright 2019 Licensed under a Creative Commons Attribution Noncommercial (3.0) license. http://dig.ccmixter.org/files/JeffSpeed68/59123 Ft: Javolenus

sábado, 4 de julio de 2020

El valor de cuidar a otros

Beneficios de cuidar una mascota para nuestro bienestar. 


(Al final, hay un video de esta publicación)

Las mascotas se han ganado un lugar en nuestro corazón por su gracia, lealtad y compañía. 

¿Cómo cuidas a los demás?, ¿Cómo te cuidas?, ¿Cómo cultivas tu bienestar psicológico? 

Jaime es dueño de Bruno, un perro alegre y juguetón; recientemente participó en un estudio que demostró que los dueños experimentan mayor bienestar cuando se esfuerzan por satisfacer las necesidades emocionales de sus mascotas. 

Jaime me contó que cuando era pequeño sus padres lo sorprendieron con un perrito recién nacido como regalo de cumpleaños, del que se encariño mucho, tanto como si fuera un hermanito, lo que se suele llamar el "efecto mascota"; él reconoce que las mascotas han mejorado su calidad de vida. 

Diana también participó en el estudio y está convencida de que contar con un animal de compañía influye poderosamente en su bienestar psicológico. Al fin y al cabo, las buenas mascotas brindan diversión, apoyo y afecto, a cambio de muy poco. 


No obstante, el mero hecho de poseer una mascota no garantiza nuestro bienestar. Por ejemplo, tener un perro simplemente para intimidar a los demás o para ahuyentar a los ladrones, puede tener poco impacto en la satisfacción de nuestras necesidades básicas y nuestro bienestar psicológico. Aparte del respaldo o la compañía que nos brindan, ¿qué hace la diferencia? 

Durante los 21 días que duró el estudio, Diana y Jaime asignaron puntos a afirmaciones como "Siento que mi perro realmente me cuida y me ama” y "Cuando interactué con mi perro, traté de demostrarle que realmente él me importa". 

Los 104 participantes, con edades entre los 16 y 74 años, también respondieron preguntas sobre sus propios sentimientos de angustia, felicidad y satisfacción diaria; y sobre sus necesidades psicológicas de autonomía, competencia y relación. 


Los resultados muestran que los propietarios que se esforzaron más en por sus perros, sintieron una mayor cercanía hacia ellos y experimentaron menos angustia, más alegría y mayor bienestar personal. Más allá del positivo “efecto mascota”, el estudio sugiere el hecho de que proporcionar el apoyo adecuado a una mascota es una "fuente única de satisfacción de necesidades en sí mismo". 

Los investigadores explican que los dueños de mascotas tienden a proyectar características humanas en sus mascotas y, por lo tanto, imaginan que sus mascotas tienen las mismas necesidades psicológicas que ellos mismos. Cuidar, con esmero, perros, gatos y otras mascotas, puede ser tan beneficioso para el cuidador, como el satisfacer las necesidades de sus familiares o amigos más cercanos. 

Para Jaime y Diana, los beneficios de brindar el apoyo necesario a Bruno y a Luna, se suman a los beneficios de recibir su gracia, lealtad y compañía. Para ellos es muy claro que darles buen apoyo, así sea al final de una agotadora jornada de trabajo o en un día de descanso, contribuye significativamente a un sentimiento de bienestar; esto también aumenta la disposición a brindarle un mejor cuidado a la mascota. 


En resumen, “mientras más te cuido, más te amo; mientras más te amo, más te cuido; y ¡mientras más te cuido, mejor me siento!”, pueden decir los buenos cuidadores de sus mascotas. 

Diana me insistió que su propia experiencia le ha demostrado que estar atenta a un ser querido cercano, como su perra en este caso, ha sido muy valioso para su bienestar psicológico. La elección personal de mantenerla en su pequeño apartamento, el reto de conocerla y cuidarla mejor cada día y la amorosa cercanía con Luna, son experiencias que ella no cambiaría por nada. 

Estos hallazgos, complementan los ya tradicionales beneficios educativos de regalar una mascota a los niños o adolescentes, para la formación de su responsabilidad, disciplina y empatía. 

También ratifican el poderoso significado que tiene el hecho de salir de nosotros mismos, desprendernos de nuestro egoísmo y proyectarnos al otro, mascota o humano, en función de sus necesidades. 

Si tienes o has tenido mascota, cuéntanos tus vivencias, comparte esta publicación y sigue este blog 


Narración basada en un artículo publicado en: 


A partir de un estudio realizado por: 

Kanat-Maymon, Y., Wolfson, S., Cohen, R. et al. The Benefits of Giving as well as Receiving Need Support in Human–Pet Relations. J Happiness Stud (2020). https://doi.org/10.1007/s10902-020-00279-9

Y disponible en: